La Única Clave para acabar con el Juicio

El juicio es algo que está por todas partes, allá donde vayamos, nos toparemos con él. El problema surge cuando le tenemos miedo, cuando sufrimos ante el juicio que otros emiten hacia nosotros o cuando nos maltratamos enjuiciándonos duramente.

Cómo puedes ver, hay distintos tipos de juicio, en función de quién sea el que lo emita. Vamos a verlos todos con detalle y a averiguar el modo de acabar con él.

ESCUCHA AQUÍ EL PODCAST:

TIPOS DE JUICIO

  • El Juicio de los demás hacia nosotros. Se trata muchas veces de situaciones despiadadas, sobre todo cuando tienen lugar en la niñez. Los adultos inconscientes y otros niños, no tienen ni idea del daño que pueden hacer con sus comentarios, en la personalidad en desarrollo de los niños y adolescentes. Para los niños y niñas, la opinión de sus adultos de referencia, padres, profesores, cuidadores, será una verdad absoluta. Y para los adolescentes, ocurrirá lo mismo con las opiniones de sus iguales.

Así que imagina cómo se sentirá una niña para la que sus notas, por ejemplo, nunca sean lo suficientemente buenas para su padre, porque siempre hay alguien mejor que ella. O qué supondrá para un adolescente, que un amigo le ridiculice de manera habitual, aunque sea con tono de humor, delante del grupo.

Para ambos la situación será dolorosa, para la primera, porque nunca será lo suficientemente buena para papá. Siempre hay alguien mejor que ella, así que siempre será una segundona. Probablemente, si durante su niñez este sentimiento de no ser la primera para papá, se manifiesta en otros ámbitos, no solo el escolar, esta niña pasará su vida en una incoherencia permanente entre no aceptar el comportamiento de su padre y la necesidad absoluta de agradarle, para demostrarle que sí puede ser la primera. Estoy generalizando, pero es una opción muy posible.

Para el caso del adolescente, si no tuvo buenas bases en su autoestima en la niñez, ésta se verá todavía más minada y podrá tener repercusiones de distinto tipo, una de ellas podría ser que acabe recluyéndose en casa, por miedo a seguir siendo ridiculizado, pero sin duda, hay otros muchos escenarios, ninguno demasiado agradable.

Con estos dos ejemplos, solo quería ponerte de manifiesto, lo perjudicial que puede ser la emisión de juicios. Así que por favor, mete consciencia a tu vida y no hables a la ligera.

  • El Juicio hacia otras personas. Lógicamente, juzgar es algo que se aprende y además como está tan extendido, parece que si no lo haces, eres de otro mundo. Aquí me gustaría hacer una distinción entre juzgar y opinar. Por supuesto que puedes dar tu opinión sobre determinadas cosas, pero sin imponer tu criterio, sin creer y hacer creer que lo que tú dices es la única verdad y sobre todo siendo consciente de las consecuencias que tus palabras van a acarrear. El que enjuicia está decretando, sin embargo, el que da su opinión lo hace respetando el libre albedrío de la otra persona.

Así que antes de emitir un juicio, dale una vuelta y transfórmalo en opinión, si no puedes, mejor calla.

  • El Juicio hacia uno mismo. Uno de los modos de aprender que tenemos es la imitación. Si hemos sentido y visto el juicio sobre nuestra persona, es inevitable, que tarde o temprano comencemos a emitir esa clase de comportamientos hacia nosotros mismos. En el Podcast sobre El Lenguaje Positivo te hablaba de lo importante que es hablarse con respeto y cuando nos enjuiciamos, no nos respetamos, ni nos tratamos con el cariño que nos merecemos. El problema es que muchas veces, ni siquiera somos conscientes de que lo hacemos. Por eso siempre insisto tanto en que incluyamos la Atención Plena en nuestra vida, no solo para meditar o para disfrutar de cada instante, que también, si no para “pillarnos” cuando los pensamientos nos estén intentando sabotear, cuándo nos digan cosas del tipo: “Ves, como sigas comportándote así, jamás conseguirás que te respeten”. ¿Comportándote cómo? ¿Como eres? ¿Como quieres ser? ¿Del modo en que te sientes más libre y a gusto contigo misma? ¿Como sientes que eres más tú mismo?

Así que de nuevo, mete consciencia y observa las cosas que te dices y te haces. Te vas a sorprender.

  • El Juicio inexistente. Este sería una variante de la anterior. Se produce en aquellas situaciones en las que sentimos el juicio de otra persona sobre nosotros, pero sin embargo no es real. Esa persona, no nos está juzgando, lo que sentimos es producto de nuestra falta de confianza en nosotros mismos y de nuestro miedo a ser juzgados.

Aquí sí que se precisa ser muy consciente, porque si no, jamás podrías reconocer que “el otro” no tiene la culpa, si no que eres tú el responsable de lo que ocurre.

Cómo puedes ver, hablo de culpa y responsabilidad, como palabras contrapuestas. Te sugiero que escuches el podcast de Por Tu Culpa, por Mi Culpa, por la Gran Culpa, en el que detallo mucho más este tema.

Reconocer que algo que otra persona manifiesta nos remueve, es indicativo de que algo has de trabajar en ti, algo hay que resolver, si no, las palabras de esa persona no te llegarían como un juicio o un ataque.

Así que, una vez visto los distintos tipos de Juicio, en función de quién lo emite, te voy a indicar el modo de acabar con él, solo hay uno: TRASCENDERLO

El Juicio no se puede eliminar, está ahí, presente en todas partes, quizá puedas lograr observar cuando tú te enjuicias o enjuicias a otros y en ese momento ir más allá del juicio, es decir trascenderlo y transformarlo en una opinión. Pero lo que no podrás hacer es prohibir a las personas que te juzguen a ti, porque aunque no las permitas que emitan el juicio con palabras, podrán seguir emitiéndolo en pensamiento. Así que de nuevo, lo único que puedes hacer al respecto es trascender ese juicio, ir más allá de él y que no te afecte. Aceptar que cada persona tiene su opinión y sentirte orgulloso de ti mismo con independencia de esos juicios.

Cómo puedes ver, juicio y autoestima, están estrechamente ligados. A mejor autoestima, menos te afectará el juicio de los demás y contigo mismo, tampoco serás tan duro. También puedes encontrar en El Secreto de Zoe varios podcast en los que hablo sobre la autoestima.

Así que, a modo de resumen te diré que hoy te quedes con dos palabras claves: Consciencia y Trascender. Mete toda la consciencia que puedas en tu vida y trasciende el juicio.

Un fuerte abrazo y hasta pronto.

El Secreto de Zoe

Recuerda que puedes escuchar todos los Podcast en
Ivoox, Apple Podcast, Spotify, Podimo y en Youtube.