La Meditación como Analgésico Natural para el Dolor

Hoy comparto contigo una Meditación Guiada, que te ayude a Calmar el Dolor Físico y a tener un buen descanso, relajante y reparador.

A día de hoy son muchos los estudios que se han realizado, para verificar los beneficios que la meditación puede tener en nuestra salud física y mental. En el Podcast Beneficios de la práctica del Mindfulness, podrás descubrirlos. Pero uno de esos beneficios es que puede actuar como analgésico natural, para aliviar el dolor físico.

Lógicamente, el dolor físico siempre nos está avisando de que algo no va bien y no debemos obviarlo, ni taparlo con medicamentos, ni siquiera con tratamientos inofensivos, como puede ser la meditación. Ante un dolor desconocido, deberíamos acudir al especialista.

Pero es cierto que existen muchos dolores, que ya tenemos identificados y diagnosticados y para los que la única solución es medicación pura y dura. En esos casos, la meditación sería una gran aliada para complementar los tratamientos convencionales e incluso para prescindir de ellos en algún caso —siempre bajo prescripción facultativa—.

Por supuesto, requiere de constancia, este es uno de los principios básicos de la meditación. Todos los beneficios que pueda aportarte la meditación siempre serán con la práctica continuada de la misma.

Es importante tenerlo en cuenta, porque muchas personas meditan un día, ven que no ocurre nada y desisten. Yo te animo a que pruebes un poco más de tiempo, varios días seguidos, 21 días por ejemplo y después valora y amplía si ves que funciona.

Y como sabes que me encantan los ejemplos, aquí te traigo uno, experimentado en primera persona.

Imagina que sientes un dolor agudo en una parte de tu cuerpo —la espalda, un pie, un brazo, la pierna—, con el que llevas varias semanas, incluso varios meses. Unos días es más llevadero, otros menos, pero el momento de irte a acostar es el instante temible. Por una extraña razón, al dolor le encanta salir al acecho cuando estás en la cama.

Te tomas tu pastilla. No es una de esas con la que caes redondo, anestesiado, de esas no quieres tomar, sino un antiinflamatorio o un relajante muscular, que te atontan, pero no te deja K.O como los somníferos.

Aun así, no consigues dormir, porque la tensión está presente y algún latigazo de vez en cuando, que incluso te despierta en el instante en que estabas rozando el sueño.

Bien, pues este es un momento perfecto para que respires profundo, te acomodes y te pongas la meditación que viene a continuación. Pero no una noche o dos, todas las noches. Y si además durante el día la escuchas una o dos veces más, sería perfecto. Como las prescripciones médicas, “una meditación cada 8 horas, después de las comidas”.

Te dejo este link en el que vas a encontrar información interesantísima y distintos estudios sobre la capacidad analgésica de la Meditación:

MEDITACIÓN, UNA NUEVA ESTRATEGIA PARA EL ALIVIO DEL DOLOR

Y ahora, busca una postura cómoda, cierra tus ojos y deja que tu cuerpo se relaje hasta que solo sientas paz en él.

ESCUCHA LA MEDITACIÓN GUIADA PARA CALMAR TU DOLOR FÍSICO:

Un fuerte abrazo y hasta pronto

El Secreto de Zoe

Gema Poveda Montes

Recuerda que puedes escuchar todos los Podcast en
Ivoox, Apple Podcast, Spotify, Podimo y en Youtube.

#Analgesia#Dolor Físico#meditación